A propósito de la primera elección de Presidente del Consejo Regional

El día lunes 23 se llevo a cabo la primera elección de presidente del Consejo Regional, asunto que no se pudo concretar dado que a legislación establece que el presidente electo deberá contar con los votos del 50% más uno de los integrantes, lo que necesariamente obliga a contar con 8 de los 14 votos, cosa que no ocurrió.

En este punto es importante establecer que quien obtuvo la mayoría simple fue el Consejero Miguel Sierpe con 6 votos seguido de 3 votos obtenidos por el Consejero Galvez , 3 votos del Consejero Sahr y un voto del Consejero Kusanovic, lo que totaliza trece votos considerando la inasistencia del Consejero Soto de Puerto Williams.

Así las cosas es posible establecer que la votación se dio en términos lógicos en lo que se refiere a la voluntad de voto de la derecha, ya que este sector político dividió sus preferencias entre la opción de los Consejeros Sahr y Kusanovic, distribuyendo los 4 votos de que disponían entre estas dos opciones y por momentos manifestando su obtención.

Sin embargo entre los 9 Consejeros de la Nueva Mayoría se presenta una situación particular y diría que preocupante, dado que por una parte las Consejeras Antonieta Oyarzo y Patricia Vargas y los Consejeros Sierpe, Lobos Aguayo y Eterovic, adhieren a la opción del Consejero Sierpe, sin embargo los Consejeros Tolentino Soto, Francisco Ross y Nicolás Gálvez votan por este último, imposibilitando que la alternativa mayoritaria encabezada por Miguel Sierpe obtenga los votos necesarios para ser electo.

En este escenario la votación se repetirá tantas veces como sea necesario en las futuras sesiones del Consejo y mientras no se determine un presidente electo, será el Consejero de más edad quien    presida el Consejo, en calidad de presidente accidental, responsabilidad que recae en el Consejero Antonio Rispoli.

Hasta aquí una breve reseña de los hechos, sin embargo lo que interesa realmente es el análisis político de esta situación y que queda absolutamente radicada al interior de la Nueva Mayoría. No son los votos de la derecha los que hoy complican esta elección, ya que este sector ha actuado en consecuencia y sería hasta inmoral de nuestra parte solicitar a los Consejeros de este sector que cambien su opción de voto para apoyar a la Nueva Mayoría.

Son los Consejeros de la Nueva Mayoría los que deben definir su posición política. Por una parte el candidato Sierpe (DC) apoyado por los Consejeros Vargas (PS) Oyarzo (PS) Agayo (PPD) Eterovic (PC) y Lobos (PS), quienes en conjunto han manifestado su voluntad de apoyo al consejero con más experiencia en el CORE y con una dilatada trayectoria política, demás está decir, que quienes apoyan esta opción son los consejeros con mayor votación popular   en su conjunto, contando además con la segunda y tercera mayoría regional, además de representar a todos los partidos de la Nueva Mayoría.

 

Por otro lado los Consejeros Soto (IND pro DC) y Ross (PR), que apoyan al Consejero Galvez (DC), al mantener esta posición minoritaria, solo contribuyen a generar una división al interior de la Nueva Mayoría, que al menos por ahora , no tiene una fundamentación política conocida.

Es preciso hacer un llamado a la responsabilidad política que debe primar siempre, dejando de lado cualquier consideración que se alejan de esta forma de hacer política, en especial cuando se pone en el centro los intereses personales.

Otro aspecto relevante del momento que se vive en el Consejo Regional, dice relación con la deficiente legislación con que cuentan hoy los Consejeros Regionales, esto da cuenta del poco interés tanto del poder ejecutivo, como de los parlamentarios por fortalecer la labor de los Consejos Regionales, hoy se plantea un sistema engorroso de elección del presidente del CORE, claramente diseñado para dificultar esta tarea, que anula la importancia del voto popular, anteponiendo criterios como el de la mayor edad de un consejero para ocupar el cargo de presidente accidental.

El que no se contemple un mecanismo que permita dirimir adecuadamente la elección del presidente del CORE, ante una situación como la planteada hoy, solo ratifica la intencionalidad del ejecutivo y de los parlamentarios por entrabar el proceso de consolidación de los Consejos Regionales, además de sumarse a una acción permanente que ha ido quitando atribuciones y neutralizando la labor de los Consejeros Regionales, desde su creación a la fecha, llegando inclusive a proponer aumentos en la dieta que reciben los Consejeros a cambio de la disminución de sus atribuciones.

Hoy los consejeros democráticamente electos requieren de mayores atribuciones, requieren un mecanismo digno de elección de su presidente, requieren un presupuesto propio que les permita ejercer adecuadamente la función, recurriendo a los apoyos y asesorías que sean necesarias para el adecuado desarrollo de la función, en definitiva requieren retomar el sitial que les corresponde, ya que son los CORES, las únicas autoridades electas que tienen como labor principal y permanente la aprobación de recursos económicos tan importantes como los del presupuesto regional y eso parece que a algunos les preocupa.

DALIVOR ETEROVIC DIAZ CONSEJERO REGIONAL POR EL PARTIDO COMUNISTA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s